Cómo construir un protagonista LGTB sin caer en tópicos

Cómo eludir los tópicos en la creación de personajes LGTB

La literatura y la cultura son dos buenas herramientas para facilitar el cambio social. En concreto, el sector del libro es una plataforma en donde colectivos como el LGTB pueden ofrecer su punto de vista y ganar una mayor visibilidad. Un buen ejemplo es la presencia de personas con distinta orientación sexual en las historias que se narran en las páginas de novelas u obras teatrales.

Sin embargo, muchos son los tópicos que a día de hoy siguen flotando en el aire. Después de muchos años de prejuicios es difícil evitar car en ellos y suscribirse a ellos a la hora de construir un personaje LGTB. Desde el clásico personaje con mucha pluma, que constantemente realiza ademanes hasta la lesbiana que se convierte en fetiche, convirtiéndose en la fantasía sexual del lector.

Si estás pensando en escribir una obra con presencia de personajes LGTB, te ofrecemos una serie de consejos con los que evitar caer en estos tópicos. Fórmulas con las que tu obra apostará por una total inclusión, liberándose de todos estos prejuicios que lejos de ayudar, hacen que una imagen distorsionada se mantenga a lo largo del tiempo. ¿Estás preparado? Coge papel y lápiz.

¿Cómo construir un personaje?

Antes de empezar a construir un personaje, hay que saber cómo hacerlo. Nunca viene mal repasar una serie de lecciones básicas sobre cómo enfrentarse al proceso creativo. Un recordatorio que vamos a realizar en esta sección. ¿Cómo dar forma a los protagonistas de tu obra? Éstos son los pasos a seguir:

La importancia del personaje en la trama. ¿El personaje que vas a desarrollar será el protagonista? ¿Será el antagonista? ¿Un secundario, irrelevante? Desde luego que esta importancia es el primer paso a decidir ya que será el que indique hasta qué punto hay que desarrollarlo.

Descripción física. Si bien uno de los grandes placeres de la lectura es dejar volar la imaginación y recrear en nuestra cabeza los protagonistas de los que se nos va hablando, será necesario ofrecer una descripción previa con la que guiar al lector.

Descripción emocional. Una vez que se conocen los rasgos físicos de los personajes, hay que transmitir al lector sus emociones. ¿Cómo parten de inicio, cómo reaccionan a los distintos acontecimientos? Aquí hay un terreno en donde habrá que extremar las precauciones para no caer en tópicos.

Una buena recomendación, en especial a la hora de construir a los protagonistas, es crear una ficha con todas estas características. En este documento tendrán que ir apareciendo datos básicos de los personajes como su nombre, su profesión y un trasfondo que pueda explicar su situación actual. Ten en cuenta, también, que este compendio de datos podrá se reutilizado en el glosario que ayude al lector a recordar quién es quién en esta obra.

Evitar los tópicos

Como ya dijimos, son muchos los tópicos que rodean al colectivo LGTB y que siguen repitiéndose a lo largo de series, películas y, lo que nos atañe en esta ocasión, libros. Hay determinados prototipos que se siguen viendo en estas producciones y que perpetúan estos estereotipos. Conozcamos varios de ellos:

-Gay amanerado.

Un personaje excesivamente feminizado. Realiza demasiados ademanes y se comporta de forma excéntrica. Entre sus intereses suelen aparecer los gustos por la moda, la decoración y toda clase de cotilleos.

-Homosexual promiscuo.

Para muchos creadores de contenido un personaje homosexual es, por definición, alguien promiscuo.

-Lesbiana, objeto de deseo.

Una fórmula empleada por muchos autores es la de erotizar en exceso a sus personajes lesbianas. Las descripciones sobre sus encuentros sexuales son ricas en detalles.

-Personaje en apuros.

Otro gran tópico de la industria del ocio es la del personaje LGTB que precisa ser salvado. La orientación sexual, en muchas ocasiones, define la valentía o la fuerza de los protagonistas y por eso, en muchas ocasiones, son víctimas de agresiones que deben ser resueltas por el héroe.

Si bien la lista de tópicos podría extenderse varias páginas, el concepto queda claro: hay muchos prejuicios sobre cómo debe ser un personaje LGTB. Para deshacerse de ellos, aquí van algunos consejos:

– Recuerda, la orientación sexual define al personaje tanto como otros rasgos. Si apuestas por la presencia de un personaje LGTB, esto no es impedimento para asociarlo con otras características. Tan valiente como el héroe clásico que rescata a la princesa o fiel como el que más.

– Imagina cómo sería en la pequeña y gran pantalla. Las adaptaciones de obras al sector audiovisual son el destino de muchos libros, ¿por qué no haces el esfuerzo de imaginar cómo serían los personajes? ¿Se ajustan a los tópicos que estamos acostumbrados a ver en televisión y cine?

– Facilita un pequeño borrador a tus amigos. Cuatro ojos ven mejor que dos, si facilitas algunas páginas de tu obra, tus conocidos podrán darte una pequeña crítica sobre cómo es el resultado. ¿Recuerdas las fichas de las que hablábamos antes? No te olvides de incluirlas en este “pack” para explicar el contexto.

– Leer. Nunca está de más tomar nota de buenos ejemplos, de literatura que incluya personajes LGTB construidos sin tópicos. Un ejemplo es nuestra novela Pobres conquistadores, de Daniel Sánchez Centellas. Una obra de aventuras en donde el protagonista es homosexual, pero se adapta a todos los rasgos clásicos de este género.

Ejemplos de personajes LGTB sin tópicos

Éstas son algunas referencias que pueden servir de guía a la hora de planificar los personajes LGTB de tu obra:

-Argüer Tuoran.

Nos permitimos, de nuevo, la referencia a una de nuestras obras. Otra vez volvemos a fijarnos en Pobres conquistadores en donde Argüer Tuoran será el encargado de llevar a cabo la tarea de vengar a su hermano. Valiente e inteligente, y con un alto sentido del honor. Como ya hemos dicho, una buena recreación del personaje clásico en el género de aventuras.

-Rachel J. Bladovich.

Una mujer sin complejos, así es la protagonista de En blanco y negro, novela de Prado G. Velázquez que nos presenta a una detective lesbiana, pero que se adapta a la perfección al rol de este género. Capaz de fijarse en todos los detalles, difícil de engañar y envuelta en una negra trama de intrigas y traiciones.

-Albus Dumbledore.

Uno de los mejores magos del universo creado por J.K. Rowling era homosexual. Comparado con Merlín e instructor de Harry Potter. La orientación homosexual de Dumbledore no hace más que mostrarnos que este tipo de personajes pueden ser tan poderosos como otro cualquiera.

-Petra West.

Uno de los personajes de Beauty Queens. ¿Qué tiene de especial? Estamos hablando de una mujer transexual que no se revela como tal hasta que ha avanzado la trama. ¿Qué mejor forma de evitar el prejuicio en la mente de un lector que no brindarle esta información?

[yasr_visitor_votes size=»medium»]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *